Mostrando entradas con la etiqueta cuidado del cabello. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta cuidado del cabello. Mostrar todas las entradas

lunes, 16 de abril de 2018

Mascarilla Capilar de Coco e Hibisco

Ufff!!!! Tenía muy abandonado el blog. Después de las vacaciones con la vuelta al cole y otras complicaciones quedo apartado y entras en una rueda que da pereza arrancar y lo dejas a un lado. Así que me he plantado y aquí estoy retomando el camino. 
La verdad es que tampoco he estado parada, como siempre, metiéndome en nuevos proyectos que poco a poco iré mostrando.
Comienzo con una mascarilla para el cabello. Con el champú sólido estoy muy contenta y tengo el pelo muy bien, con tendencia grasa pero muy controlado. Con la llegada de la primavera he decidido darle un extra de nutrición y que mejor que una mascarilla. 
Como he dicho en alguna otra ocasión, lo que más me gusta de estas mascarillas es que dejan el pelo suelto, sin apelmazar y se aclaran estupendamente, algo que no he conseguido con las comerciales que acababan en un rincón del baño sin utilizarlas porque me dejaban el pelo apelmazado y sucio.

Esta es muy sencilla, con aceite de coco, el aceite del cabello por excelencia, nutre, limpia y da brillo y cuerpo. Acababa de hacer un champú de shikakai y mora, así que aproveché la infusión de rosas e hibisco que le da ese precioso color (no, no es fruto del photoshop), proteínas de arroz, que fortalecen y dan volumen, el acondicionador BTMS, una cera vegetal que desenreda y suaviza la fibra capilar. Un aroma veraniego de la fragancia moorea de AZ y voilá!!! una fragante mascarilla para nutrir mi pelo. 
No hace falta mucha cantidad y en las puntas, aunque como no tengo el cabello muy largo es más complicado, pero la ventaja es que no engrasa y se aclara muy bien, por lo que no hay problema.

martes, 15 de noviembre de 2016

Óleo Capilar Estimulante del Crecimiento

La perdida de cabello y su caída es algo que nos preocupa. Lograr un cabello fuerte y no perderlo en el intento es algo que no siempre se logra y lo digo por experiencia porque en varias ocasiones he lucido estupendas calvas que normalmente han pasado desapercibidas por ser de pequeño tamaño y cubiertas por el resto de cabello. En un ocasión tuve una enorme en la parte frontal bastante complicada de disimular y menos con los aires de invierno. No se exactamente la razón por la que aparecieron pero posiblemente sea estrés. Soy una persona bastante tranquila pero creo que eso va en la superficie y vamos acumulando poco a poco y sin darnos cuenta todo eso tarde o temprano sale por algún sitio. A mi me toca en el pelo.

Este aceite es para estimular la microcirculación en el cuero cabelludo lo que ayuda a estimular el crecimiento del cabello, para eso he utilizado el aceite de mostaza, rico en aminoácidos, vitaminas y minerales y propiedades anticancerígenas. Su efecto rubefaciente e irritante es debido a su alto contenido en glucosinolatos, por lo que hay que tener cuidado en su uso ya que puede irritar la piel.
Tiene múltiples usos medicinales, además de utilizarse para el reumatismo, dolores musculares, ciática también se trata con ella la gripe, catarros y afecciones bronquiales. A nivel de la piel, es efectiva para tratar los hongos en las uña y el pie de atleta. Estudios recientes han confirmado sus propiedades fungicidas y antibióticas. 
Su uso en el cabello además de estimular el crecimiento le aporta brillo, suavidad y nutre la fibra capilar además de evitar la caspa.
Por su efecto irritante es recomendable mezclarlo con otro aceite. En este caso he optado por el aceite de chaulmoogra,  Este aceite es utilizado tradicinalmente en la medicina ayuvérdica y en China para las afecciones de la piel como la lepra. Gracias a sus ácidos grasos tiene propiedades beneficiosas para las pieles con problemas como el acné, dermatitis, piel atópica....
También estimula el crecimiento del cabello y calma el cuero cabelludo sensible e irritado, actuando como contrapunto al aceite de mostaza. Retarda la descamación previniendo la caspa.
Estos aceites se complementan con los aceites esenciales de cedro del Átlas, ciprés y Bahía de St. Thomas. Aceites esenciales que son tónicos capilares.
Su uso es muy fácil, aplicar en pequeñas cantidades e ir masajeando el cuero cabelludo. Dejarlo durante 15-20 minutos y después lavar normalmente con un champú suave, a ser posible uno sólido. Una vez a la semana será suficiente.
Para los escépticos que piensan que el aceite engrasa el cabello decirle que en absoluto siempre y cuando se lave bien el cabello, que en muchos casos ese es el problema. Mi pelo tiende a ser graso, lo he utilizado y no noto diferencia de cuando lo utilizo a cuando no. Mi pelo queda limpio, sedoso y brillante.