Mostrando entradas con la etiqueta aceite de argán. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta aceite de argán. Mostrar todas las entradas

domingo, 10 de enero de 2016

La Rosa de Marruecos

Esta es la entrada que más me ha costado escribir. Tendría que haber sido hace tiempo y hubiese tenido otro carácter y hubiese sido con alegría, pero hoy es con una profunda tristeza, mucho dolor y lágrimas en los ojos.
Hace un año una estupenda compañera que llego a ser amiga, porque con ella no podía ser de otra manera hizo un viaje a Marruecos, un país que amaba, gracias a otro buen amigo del que nos hablaba con profundo cariño y con él se recorrió todos los zocos y mercadillos para encontrarme las cosas que le encargue: aceite de argán, de nigella, jabón negro.... y me trajo un estupendo aceite de rosas y agua de rosas.
Durante todo este tiempo, por múltiples razones los aceites no los había utilizado y estaban guardados como oro en paño. Era mi pequeño tesoro. No se si el destino o porque tenía que ser así hasta estas fiestas con tiempo y ya sin crema que utilizar decidí utilizar las que ella me había traído y así darle la sorpresa y contarle una vez que nos viesemos después de su vuelta de su otro maravilloso viaje a China, teníamos tanto que contarnos, sobre todo ella, sus aventuras y vivencias de un viaje que se hizo esperar pero que valió la pena. 
Pero eso ya no va a poder ser, la mala suerte, un accidente y una vida truncada y muchas, las de todos los que la conocíamos y queríamos, afectadas para siempre de un gran vacío, huérfanos de su sonrisa perenne y de una gran persona. Si la entrada  la hubiese hecho antes solo tendría para ella gratitud y alegría que ella irradiaba a raudales, por mal que fueran las cosas.
Cuando nos hubiésemos reencontrado este jueves, después de un fuerte abrazo y escuchar tus aventuras, te hubiese dicho que es con mucho la mejor crema que he hecho y no lo digo yo, otra persona que la ha probado y que es bastante crítico también lo dice. 


Tiene una textura aterciopelada y así deja la piel, sin sensación grasa.
Es una crema sencilla, con aceite de rosas, argán, agua de rosas que también me trajo de Marruecos y que huele estupendamente igual que el aceite de rosas y Fucocert, un activo natural compuesto por polisacáridos que tienen propiedades hidratantes, calmantes y reestructurantes, además anti-envejecimiento estimulando las sirtuinas, enzimas "de la longevidad celular".




Va por ti, mi niña. Por todo lo que disfrute a tu lado y que ojalá fuese mucho más.... Nunca te olvidaré.