Mostrando entradas con la etiqueta BTMS. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta BTMS. Mostrar todas las entradas

lunes, 16 de abril de 2018

Mascarilla Capilar de Coco e Hibisco

Ufff!!!! Tenía muy abandonado el blog. Después de las vacaciones con la vuelta al cole y otras complicaciones quedo apartado y entras en una rueda que da pereza arrancar y lo dejas a un lado. Así que me he plantado y aquí estoy retomando el camino. 
La verdad es que tampoco he estado parada, como siempre, metiéndome en nuevos proyectos que poco a poco iré mostrando.
Comienzo con una mascarilla para el cabello. Con el champú sólido estoy muy contenta y tengo el pelo muy bien, con tendencia grasa pero muy controlado. Con la llegada de la primavera he decidido darle un extra de nutrición y que mejor que una mascarilla. 
Como he dicho en alguna otra ocasión, lo que más me gusta de estas mascarillas es que dejan el pelo suelto, sin apelmazar y se aclaran estupendamente, algo que no he conseguido con las comerciales que acababan en un rincón del baño sin utilizarlas porque me dejaban el pelo apelmazado y sucio.

Esta es muy sencilla, con aceite de coco, el aceite del cabello por excelencia, nutre, limpia y da brillo y cuerpo. Acababa de hacer un champú de shikakai y mora, así que aproveché la infusión de rosas e hibisco que le da ese precioso color (no, no es fruto del photoshop), proteínas de arroz, que fortalecen y dan volumen, el acondicionador BTMS, una cera vegetal que desenreda y suaviza la fibra capilar. Un aroma veraniego de la fragancia moorea de AZ y voilá!!! una fragante mascarilla para nutrir mi pelo. 
No hace falta mucha cantidad y en las puntas, aunque como no tengo el cabello muy largo es más complicado, pero la ventaja es que no engrasa y se aclara muy bien, por lo que no hay problema.

martes, 18 de octubre de 2016

Mascarilla Capilar de Coco

Hacía mucho, pero que mucho que no subía ninguna entrada. En el verano (ya casi olvidado) estuve muy vaga y la vuelta a la rutina se me hizo cuesta arriba... además el tiempo acompañó y la vida de calle y parque se alargó, así que mis proyectos potingueros se quedaron postergados. 

Comienzo con una mascarilla capilar que hice para la hija de una amiga que tiene problemas con el pelo. Lo tiene graso en la raíz y muy seco en las puntas. Tiene una preciosa melena larga con un precioso rizo natural. Le hice un champú sólido para el cabello graso al que dedicaré otra entrada y le aconseje paciencia y que le diera tiempo (en esto las prisas no son buenas). Para nutrir ese cabello rizado en las puntas y que no le engrasara el pelo, formulé esta mascarilla que además decidí usar yo y con la que estoy encantada porque me deja el pelo muy bien sin apelmazarlo ni esa sensación lamida que me dejaban las mascarillas convencionales, mi pelo también tiende a ser graso.
Es una mascarilla sencilla, sin muchos ingredientes que cumplen su función acondicionadora muy bien, sin engrasar el pelo y que se aclara fácilmente.
Su base es el aceite de coco, un aceite con propiedades emolientes y protectoras que al cabello le aporta nutrición, vigor y brillo. 
Infusión de amla y shikakai, dos plantas por excelencia para el cabello, que fortalecen, desenredan y aportan brillo.
Las proteínas de seda tienen una alta capacidad hidratante y suavizante.
Y el acondicionador BTMS, una cera de origen vegetal, deja el pelo suave y sedoso y gracias a su afinidad con la queratina del cabello reduce el efecto estático a la hora del cepillado y el pelo se rompe menos.
Y así he conseguido una mascarilla natural que no engrasa, libre de siliconas que apelmazan y van sofocando el cabello con el tiempo.
Yo no lo utilizo en todos los lavados porque mi cabello no lo necesita, pero de vez en cuando es una buena forma de nutrirlo. 



viernes, 2 de octubre de 2015

Guacamole

Por regla general después del verano el cabello necesita un cuidado extra, sobre todo si ha estado expuesto a los rayos solares, el cloro de las piscinas y la salinidad del agua del mar. Para ese tratamiento "post verano" es esta mascarilla.
Con el nombre de guacamole la he bautizado porque uno de sus ingredientes principales es el aceite de aguacate, un aceite estupendo para el cabello por sus propiedades regenerantes y fortalecedoras. Un aceite rico en ácidos oleico y palmitoleico. Otros activos que contiene son esterol, tocoferol, tocotrienoles, betacaroteno y fitoesteroles.
También tiene aceite de pepita de uva que nutre en profundid ad la fibra  capilar. El a.e. de limón le da el aroma. Como ingrediente acondicionador lleva BTMS, una cera de origen vegetal, emulsionante que suaviza el pelo dejándolo sedoso y fácil de peinar, disminuyendo la electridad estática a lo  que contribuye también el mousse de babassú.



Indicada especialmente para el pelo muy seco, especialmente el rizado y estropeado, aunque en el cabello normal aplicándolo en las puntas lo deja sedoso y nutrido.

Ingredientes: aceite de aguacate y pepita de uva, agua mineral, espuma de babasú, BTMS, a.e. limón, vitamina E y conservante.

sábado, 10 de enero de 2015

Mascarilla Capilar de Karité y Argán

No suelo utilizar mascarilla capilar porque mi pelo tiende a la grasa y con un aclarado con vinagre de manzana me sobra y me basta para tenerlo suave. Pero una amiga me pidió una mascarilla para las niñas y ella misma. Tienen el pelo rizado, largo y seco, así que les hice esta mascarilla que es bastante nutritiva para el cabello.


Tiene un buen aporte de aceites que son fantásticos para el pelo: manteca de karité, aceite de argán y coco, que nutren en profundidad. Una infusión de amla y shikakai, que me encantan para el pelo, son plantas utilizadas desde la antigüedad en la India para el cuidado del cabello, con múltiples propiedades fantásticas para el cabello. Enriquecida con proteína de seda que mantiene el cabello hidratado, sedoso y brillante. Y como acondicionador el BTMS una cera emulsionante vegetal, con afinidad a la queratina del cabello que ayuda al desenredarlo dejándolo suave y sedoso.
Como era para las niñas un aroma a tarta de fresa.
Además de disfrutar creando cremas, jabones y otros potingues me gusta tener las cosas etiquetadas y bonitas, así que a cada cosa Le hago su etiqueta. Esta es la etiqueta de la mascarilla.